RATÓN


El ratón, ese pequeño roedor que a menudo asusta en los hogares, es un animal que suele confundirse con la rata, pero este es más pequeño y de cuerpo más compacto.

El cuerpo de los ratones generalmente mide menos de 12 centímetros de longitud. Es pequeño y redondeado, con una cabeza pequeña en la que se aprecia un rostro puntiagudo con largos bigotes, pequeñas orejas erectas y redondeadas y ojillos redondos. La cola es larga, delgada y escamosa, con muy poco pelo, útil para mantener el equilibrio. Las patas traseras son más grandes que las delanteras, pero todas tienen garras cortas. Son buenos escaladores y pueden saltar hasta 46 centímetros en el aire. Comparten con las ratas la habilidad de nadar muy bien.

Los ratones son criaturas muy adaptables, así que en general pueden vivir en casi todo el mundo excepto en aquellas regiones de climas extremos, como la Antártida y las zonas más frías cercanas al Polo Norte. El ratón doméstico parece ser nativo de Asia Central o la región mediterránea, pero ahora vive prácticamente en todo lugar con población humana.

ALIMENTACIÓN: No, los ratones no solamente comen queso. Su dieta es más variada, y aunque son generalmente herbívoros y consumen gran cantidad de frutas, semillas y granos, también comen de vez en cuando materia vegetal. Se sabe que incluso son capaces de comer otros ratones si la comida es escasa. Los ratones domésticos pueden alimentarse de casi cualquier cosa que encuentran en una casa, sea comida fresca o desechos, además de algunos insectos e invertebrados como orugas, cucarachas, larvas y hasta carroña.